Informe Misionero de la División Oceánica

Informe Misionero de la División Oceánica2018-06-05T18:48:02+00:00

Informe Misionero de la División Oceánica

Para ser leído el Sábado, 25 de Agosto 2018
La Ofrenda Especial de Escuela Sabática se recogerá el Sábado, 1 de Septiembre 2018

“Cantad a Jehová un nuevo cántico, su alabanza desde el fin de la tierra; los que descendéis al mar, y cuanto hay en él, las costas y los moradores de ellas… Den gloria a Jehová, y anuncien sus loores en las costas.”Isaías 42:10, 12.

Mis queridos hermanos:
Me complace extenderles un caluroso saludo desde la División Oceánica. El cumplimiento de los eventos proféticos que testificamos casí a diario anuncian     que la venida de Cristo está cercana. Ahora no es el tiempo para esperar sino para preparar el camino para la venida de nuestro Salvador al rendirse enteramente a su poder transformador y extender la última advertencia cerca y lejos. Tened buen ánimo en nuestro Señor y Salvador.
Estamos agradecidos con nuestro Padre celestial por su maravillosa obra y por el progreso realizado en su viña en la División de Oceanía. Extender el último mensaje de salvación a todo el mundo es muy importante, pero hay una meta especial que nuestro Señor require que alcancemos–sus hijos que viven en el área de la División Oceánica, se encuentra expresa en la orden de ir “hasta los confines de la tierra.” Hechos 13:47.
Dios desea que “entonemos al Señor un nuevo himno.” ¿Qué tipo de nuevo himno debemos cantar y cómo debemos alabarle? Debemos “ir al océano y todo lo que contiene“ y entregar a la población de los islas de Pacífico el último mensaje de amor y justicia de Dios. ¿Qué require Dios de los habitantes de las islas después de recibir el último mensaje–“id a los mares, y todo lo que les rodea; las islas y sus gentes”?
Toda la región del Pacífico cubre un tercio de la superficie terrestre. Se podría colocar toda la tierra del mundo en el espacio que ocupa, con lugar sobrante para un Canadá más. Desde otro punto de vista, es más grande que la superficie de Marte. El país más grande es Australia y el más pequeño e independiente es Nauru, que es tan pequeño que se necesita menos de una hora para cruzarlo. Se cuenta en esta área con catorce países independientes y doce dependientes como territorios ultramarinos. Oceanía se encuentra dividida en diversas regiones, y las áreas donde estamos trabajando ahora son Australia, Polinesia, Melanesia, e Indonesia.
Los países donde tenemos miembros incluyen Australia, Polinesia, Nueva Zelanda, Tahití, Samoa, Tonga y las Islas Cook, Melanesia, Papúa Nueva Guinea, Nueva Caledonia, Fiji, Vanuatu, Islas Salomón, e Indonesia (el Campo Indonesio).
La Unión de Oceanía fue establecida en el año 2000, con 22 miembros en cuatro países y con su central en Nueva Zelanda. En el año 2012, durante la Conferencia Gene-ral en Suráfrica, se estableció la División de Oceanía con ocho países. Nos alegra que el Campo de Indonesia llego a ser parte de la División en esa ocasión. Ahora la División de Oceanía se ha extendido a doce países con 333 miembros.

Durante los dos ultimo años, el Señor ayudó poderosamente. Hizo milagros ayudándonos a entrar en tres nuevos países–Vanuatu, las Islas Salomón y las Islas Cook. Su obra se ha desarrollado muy bien en estos países y entre las muchas islas. A veces los viajes son muy arriesgados. Recientemente el hermano Sanaila Ravia, el actual presidente de la Unión, viajó en barco hacia algunas islas remotas de Papúa y fue atacado por piratas en el viaje. Por milagro de Dios, tanto él como los que viajaban sobrevivieron. A menudo, ataques similares son muy peligrosos para los pasajeros; algunos son asesinados por los piratas.
Nuestro objetivo es extender el último mensaje de Reforma en los restantes catorce países de la División de Oceanía, en los que aún no se ha entrado. Estamos haciendo esfuerzos para que ocurra lo antes posible, pues sabemos que lo no hecho en tiempo de paz, deberá hacerse en tiempos difíciles. Hacemos lo mejor que podemos, pero también necesitamos vuestra ayuda.
Estamos intensificando nuestros esfuerzos misioneros en Australia, Polinesia, Me-lanesia, e Indonesia. Micronesia es nuestro próximo objetivo y así desarrollar la obra del Señor. Esperamos poder introducirnos en esta región muy pronto y ya estamos en contacto con personas interesadas en el mensaje.
Me complace que los comités en todos los niveles, los obreros y los miembros de la División de Oceanía entienden y aceptan la misión que el Señor nos ha dado. Hacemos lo mejor y hemos sido bendecidos con buenos resultados, a pesar de que Satanás intentó e intenta colocar muchos obstáculos y problemas para complicar y anegar los esfuerzos que se hacen para abrir nuevos lugares para adoración y desarrollar las iglesias y grupos de creyentes en el Pacífico.
Limitaciones adicionales que superar incluyen el alto costo de los vuelos y los viajes en las islas y entre éstas (a menudo islas bastante remotas), apoyo a los obreros, construcción de nuevas iglesias (incluso muy simples), y asistir a la hermandad en sus necesidades. Llegar a las islas donde ya se cuenta con la presencia de la iglesia y las personas esperan la visita también implica un desafío financiero. Después de empezar la obra del Señor, necesitamos visitar regularmente a los creyentes y continuar con los esfuerzos necesarios para edificar y mantener la obra.
El Señor necesita nuestra y vuestra ayuda financiera con el fin de cumplir su comi-sión “los que descendéis al mar, y cuanto hay en él,… a los confines de la tierra” Isaías 42:10. Seamos todos cantores en el increíble coro que “entonará al Señor un nuevo canto” Salmos 96:1.
–Anton Salavyov
Presidente de la División Oceánica

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close