5. La Coraza de Justicia2018-06-04T16:12:33+00:00

Sábado, 4 de Agosto 2018

La Coraza de Justicia

“En todas partes se presentan para vuestra aceptación interpretaciones ficticias y falsas de las Escrituras, fábulas engañosas. Se necesita gran discernimiento para que el cinto sea la áurea cadena de la verdad. ‘Vestidos con la coraza de la justicia’, no la vuestra sino la justicia de Cristo. Esta es la fortaleza del alma. Con la justicia de Cristo delante de nosotros, podemos soportar la oscuridad moral y desenmascarar las invenciones de los instrumentos satánicos” (A Fin de Conocerle, pág. 345).
“Todos los que se hayan revestido del manto de la justicia de Cristo subsistirán delante de él como escogidos fieles y veraces. Satanás no puede arrancarlos de la mano de Cristo. Éste no dejará que una sola alma que con arrepentimiento y fe haya pedido su protección caiga bajo el poder del enemigo” (Profetas y Reyes, pág. 431).

Vestidos con la justicia de Cristo
1.    ¿Qué protección debe llevar el cristiano que enfrenta el conflicto con el gran adversario?
Efesios 6:14, última parte. 14 … vestidos con la coraza de justicia.
2 Corintios 6:7. 7En palabra de verdad, en poder de Dios, con armas de justicia a diestra y a siniestra.

“Ser independientes en algunos aspectos es un deber que nos debemos a nosotros mismos. Pero es aquí donde el enemigo se introduce con sus trampas engañosas. El orgullo toma el lugar de la humildad. Y cuando Ud. o yo confiamos en nuestros propios recursos, en nuestra propia sabiduría, y buscamos el consejo de nuestro propio corazón, nuestra porción final será el chasco, la vergüenza y la confusión. Estamos en el buen camino del triunfo solamente cuando nos mantenemos estrechamente conectados con Dios y nos ceñimos toda la armadura de la justicia” (Alza Tus Ojos, pág. 347).
“Estas palabras inspiradas de Dios son apropiadas para nosotros. Se aplican en forma especial a los que se esfuerzan por guardar los mandamientos de Dios en medio de gente torcida y perversa entre la que brillan como luces en el mundo. Cuán solemne, cuán terriblemente solemne es este tiempo para los jóvenes que han recibido gran luz… que sus palabras, espíritu y carácter no descarríen a los que se asocian con ellos” (A Fin de Conocerle, pág. 345).

2.    ¿Qué debe hacer el cristiano a fin de ser vestido por Jesús con la coraza de justicia?
Isaías 64:6. 6Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento.
Romanos 13:12. 12La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz.
Proverbios 28:13. 13El que encubre sus pecados no prosperará. Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

“Únicamente el manto que Cristo mismo ha provisto puede hacernos dignos de aparecer ante la presencia de Dios. Cristo colocará este manto, esta ropa de su propia justicia sobre cada alma arrepentida y creyente. ‘Yo te amonesto—dice él—que de mí compres … vestiduras blancas, para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez’” (La Fe por la cual Vivo, pág. 115).
“Ningún arrepentimiento que no obre una reforma es genuino. La justicia de Cristo no es un manto para cubrir pecados que no han sido confesados ni abandonados; es un principio de vida que transforma el carácter y rige la conducta. La santidad es integridad para con Dios: es la entrega total del corazón y la vida para que revelen los principios del cielo” (El Deseado de Todas las Gentes, pág. 509).

3.    ¿Qué significa ser vestido con la justicia de Cristo?
1 Juan 2:6. 6El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.
1 Pedro 2:21. 21Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas.

“Estando en la tierra, declaró a sus discípulos, ‘He guardado los mandamientos de mi Padre’ Juan 15:10. Por su perfecta obediencia ha hecho posible que cada ser humano obedezca los mandamientos de Dios. Cuando nos sometemos a Cristo, el corazón se une con su corazón, la voluntad se fusiona con su voluntad, la mente llega a ser una con su mente, los pensamientos se sujetan a él; vivimos su vida. Esto es lo que significa estar vestidos con el manto de su justicia. Entonces, cuando el Señor nos contempla, él ve no el vestido de hojas de higuera, no la desnudez y deformidad del pecado, sino su propia ropa de justicia, que es la perfecta obediencia a la ley de Jehová” (Palabras de Vida del Gran Maestro, pág. 253).

“Cuando estemos revestidos por la justicia de Cristo, no tendremos ningún gusto por el pecado, pues Cristo obrará dentro de nosotros. Quizá cometamos errores, pero aborreceremos el pecado que causó los sufrimientos del Hijo de Dios” (Mensajes Selectos, tomo 1, pág. 422).

La cruzada contra Satanás
4.    ¿Qué hará el cristiano ceñido con la verdad y vestido con la justicia?
2 Corintios 10:3-5. 3Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; 4porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.
Cantares 6:10. 10¿Quién es ésta que se muestra como el alba, hermosa como la luna, esclarecida como el sol, imponente como ejércitos en orden?

“Miembros de iglesia, despertaos a la importancia de la circulación de nuestras publicaciones, y dedicad más tiempo a esta obra. Colocad en los hogares de la gente revistas, folletos y libros que prediquen el Evangelio en sus diversos aspectos. No hay tiempo que perder. Que muchos se consagren voluntariamente y en forma abnegada a la obra del colportaje, y así ayuden a hacer resonar la advertencia que tanto se necesita. Cuando la iglesia se haga responsable de la obra que se le ha señalado, saldrá ‘hermosa como la luna, esclarecida como el sol, imponente como ejércitos en orden’” (Servicio Cristiano, pág. 183).
“Revestida de la armadura de la justicia de Cristo, la iglesia entrará en su conflicto final. ‘Hermosa como la luna, esclarecida como el sol, imponente como ejércitos en orden’ (Cantares 6:10), ha de salir a todo el mundo, vencedora y para vencer” (Profetas y Reyes, pág. 535).
“Hay una gran obra que debe hacerse en poco tiempo. Debemos comprender cuál es nuestro trabajo y hacerlo fielmente. Todos los que finalmente reciban la corona de victoria, mediante un esfuerzo noble y decidido para servir a Dios, habrán ganado el derecho de ser vestidos con la justicia de Cristo. El deber de cada cristiano consiste en formar parte de la cruzada contra Satanás y en levantar en alto el estandarte ensangrentado de la cruz de Cristo” (Consejos sobre Mayordomía Cristiana, pág. 48).

5.    ¿Qué caracteriza a los vestidos con la justicia de Cristo?
Salmos 119:7. 7Te alabaré con rectitud de corazón, cuando aprendiere tus justos juicios.
Proverbios 14:2, primera parte. 2El que camina en su rectitud teme a Jehová;…
Proverbios 8:13, primera parte. 13El temor de Jehová es aborrecer el mal;…

“Debemos cubrirnos con cada pieza de la armadura, y entonces permanecer firmes. El Señor nos ha honrado eligiéndonos como soldados suyos. Combatamos valientemente por él, poniéndonos de parte de lo recto en toda circunstancia. Rectitud en todo es esencial en el conflicto del alma. Mientras lucháis por la victoria sobre toda inclinación, él os ayudará con su Espíritu Santo a ser cuidadosos en cada acción, para no dar ocasión al enemigo de hablar mal de la verdad. Revestíos de esa justicia divinamente protegida, como coraza que todos tenemos el privilegio de usar. Protegerá vuestra vida espiritual” (Comentario Biblico Adventista, tomo 6, pág. 1119).

La contraseña
6.    ¿Cuál debe ser la contraseña del cristiano en el conflicto espiritual?
Gálatas 2:20. 20Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.
2 Corintios 5:15. 15Y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.

“Jesús quiere que seáis felices, pero no podéis serlo si seguís vuestro propio camino, y los impulsos de vuestro corazón… Nuestras nociones, nuestras peculiaridades, son enteramente humanas, y no debe dejarse que predominen sobre nosotros. El yo debe ser crucificado, no una vez u otra, sino diariamente, y lo físico, mental y espiritual debe subordinarse a la voluntad de Dios. La gloria de Dios, la perfección del carácter cristiano, debe ser el blanco y el propósito de nuestra vida. Los seguidores de Cristo deben imitarlo en su disposición… El lema es como Cristo, no como vuestro padre o vuestra madre, sino como Jesucristo, ocultos en Cristo, vestidos de la justicia de Cristo, imbuidos con el espíritu de Cristo” (Nuestra Elevada Vocación, pág. 31).

7.    ¿Qué se le asegura al portador de la coraza de justicia?
Apocalipsis 17:14. 14Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles.
Romanos 16:20. 20Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros.

“En el conflicto de la vida, debemos hacer frente a los agentes malos que se han desplegado contra la justicia. Nuestra esperanza no se concentra en el hombre, sino en el Dios vivo. Con la plena seguridad de la fe, podemos contar con que él unirá su omnipotencia a los esfuerzos de los instrumentos humanos, para gloria de su nombre. Revestidos de la armadura de su justicia, podemos obtener la victoria contra todo enemigo” (Profetas y Reyes, pág. 81).

Estudio Adicional
“El pueblo que Dios está guiando debe aventurarse basado en su Palabra. Deben avanzar por fe. Hay verdades que se les ha confiado, que deben obedecer. La obra de Dios es agresiva. Nadie puede estar en una posición neutral y a la vez ser un soldado en el ejército del Señor. Dios tiene mandatos para su pueblo, y si están en estrecho contacto con él, oirán su voz y mantendrán el paso con su Capitán. Avanzarán en el conflicto para pelear las batallas del Señor. Pero aquellos que están en una posición indiferente, sin comprometerse, no ganarán victorias” (Alza Tus Ojos, pág. 337).
“Únicamente el manto que Cristo mismo ha provisto puede hacernos dignos de aparecer ante la presencia de Dios. Cristo colocará este manto, esta ropa de su propia justicia sobre cada alma arrepentida y creyente. ‘Yo te amonesto—dice él—que de mí compres… vestiduras blancas, para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez’…
“A cada persona Dios hace una oferta que le ayudará a fortalecer cada nervio y músculo espiritual para el tiempo de prueba que sobrevendrá. He sido comisionada con el mensaje: Vestidos con toda la armadura de la justicia de Cristo… Habiendo hecho todo lo que podéis, tenéis la seguridad de la victoria. A toda alma se le concede la preciosa oportunidad de afirmarse en la Roca de las Edades” (My Life Today, pág. 311).

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close