3. La Más Maravillosa Invitación

3. La Más Maravillosa Invitación 2018-06-07T19:00:15+00:00

Sábado, 20 de Octubre 2018

La Más Maravillosa Invitación

“La lealtad de estos hombres a sus principios era tan firme como el acero. Eran hombres que no desmayaban ni se desalentaban. Estaban llenos de reverencia y celo por Dios, llenos de propósitos y aspiraciones nobles. Eran por naturaleza tan débiles e impotentes como cualquiera de los que están ahora en la obra, pero ponían toda su confianza en el Señor. Tenían riquezas, pero consistían ellas en la cultura de la mente y del alma; y ésta puede tenerla todo aquel que dé a Dios el primero, último y mejor lugar en todo. Se esforzaron durante largo tiempo por aprender las lecciones a ellos dadas en la escuela de Cristo, y sus esfuerzos no fueron vanos. Se unieron a la más potente de las potestades, y anhelaron siempre una comprensión más profunda, alta y amplia de las realidades eternas, a fin de presentar con éxito los tesoros de la verdad a un mundo menesteroso” (Obreros Evangélicos, pág. 25).

1.    ¿Qué vieron los habitantes de Zabulón y Neftalí (el área más allá del Jordán y Galilea, donde los gentiles estaban sumidos en tinieblas espirituales) cuando el Salvador visitó esas regiones?
    Mateo 4:13-16. 13Y dejando a Nazaret, vino y habitó en Capernaum, ciudad marítima, en la región de Zabulón y de Neftalí, 14para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: 15Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles; 16el pueblo asentado en tinieblas vio gran luz; y a los asentados en región de sombra de muerte, Luz les resplandeció.

“Estos humildes pescadores fueron los primeros discípulos de Cristo. Él no dijo que recibirían cierta suma de dinero por su servicio. Debían compartir con él su abnegación y sus sacrificios” (Consejos sobre Salud, pág. 314).
“La religión de Cristo no es egoísta. No ha de ser guardada bajo llave, sino que ha de ser una influencia poderosa que brota de cada cristiano genuino para iluminar a quienes están en la oscuridad. Cada alma conectada con un cristiano verdadero será por ello mejor. Hemos de ser portantorchas de Dios, reflejando los continuos rayos del cielo sobre los demás” (Refléjemos a Jesús, pág. 197).

La cercanía del reino de los cielos
2.    ¿Qué mensaje específico predicaba Jesús en todo lugar? ¿Qué relacionaba con las noticias del reino de los cielos?
    Mateo 4:17; 18:11. 17Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. 11Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se había perdido.

“El mensaje que había proclamado por toda esa región: ‘El reino de los cielos se ha acercado’ Mateo 4:17, había llamado la atención de todas las clases y dado aún mayor pábulo a sus esperanzas ambiciosas. La fama del nuevo Maestro había superado los confines de Palestina y, a pesar de la actitud asumida por la jerarquía, se había difundido mucho el sentimiento de que tal vez fuera el Libertador que habían esperado. Grandes multitudes seguían los pasos de Jesús y el entusiasmo popular era grande” (El Discurso Maestro de Jesucristo, pág. 8).
“Ningún alma conoce a Dios hasta que se ve a sí misma como pecadora, a la luz de la cruz del Calvario. Pero cuando en su gran necesidad clama a un Salvador que perdona el pecado, Dios se le revela como benigno y misericordioso, paciente y rico en benevolencia y verdad. La obra de Cristo es redimir, restaurar, buscar y salvar lo que se había perdido. Si nos relacionamos con Cristo, también somos participantes de la naturaleza divina y debemos ser obreros juntamente con Dios. Debemos restaurar el alma golpeada y herida. Y si un hermano o una hermana se han descarriado, no nos unamos con el enemigo para destruir y arruinar, sino para trabajar con Cristo en restaurar al tal en espíritu de humildad” (En Lugares Celestiales, pág. 293).

3.    ¿A quiénes encontró Jesús al caminar a orillas del lago de Galilea? ¿Qué hacían?
    Mateo 4:18. 18Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores.

“… las palabras de Cristo constituían una invitación que implicaba realmente todo lo que él quería dar a entender. Sus palabras tenían una influencia impelente. No contenían largas explicaciones, pero lo que decía tenía una fuerza decisiva…” (Cada Día con Dios, pág. 39).
“Cristo quería hacer de estos humildes pescadores, por su relación con Él, el medio de sacar hombres del servicio de Satanás y ponerlos en el servicio de Dios. En esta obra, llegarían a ser testigos suyos, que darían al mundo su verdad sin mixtura de tradiciones y sofismas de los hombres. Practicando sus virtudes, andando y trabajando con Él, habían de quedar calificados para ser pescadores de hombres…” (Refléjemos a Jesús, pág. 18).

4.    ¿Qué llamado especial les dirigió? ¿Qué gran cambio hizo en sus vidas?
    Mateo 4:19. 19Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres.

“Dondequiera hubiese corazones abiertos a la recepción del mensaje divino, exponía las verdades del camino de la salvación. No ordenaba a los discípulos que hiciesen esto o aquello, sino que decía: ‘Seguidme.’ En sus viajes por el campo y las ciudades, los llevaba consigo, para que pudiesen ver cómo enseñaba a la gente. Viajaban con él de lugar en lugar. Compartían sus frugales comidas, y como él, algunas veces tenían hambre y a menudo estaban cansados. En las calles atestadas, en la ribera del lago, en el desierto solitario, estaban con él. Le veían en cada fase de la vida” (Los Hechos de los Apóstoles, pág. 15).

5. ¿A quién más encontró cuando estaban trabajando duramente? ¿Qué llamado especial les dirigió?
    Mateo 4:21. 21Pasando de allí, vio a otros dos hermanos, Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano, en la barca con Zebedeo su padre, que remendaban sus redes; y los llamó.

“Rara vez se encuentra el antiguo espíritu de abnegación y sacrificio. Pero es este el único espíritu que puede impulsar a un verdadero seguidor de Jesús. Nuestro divino Maestro nos ha dado ejemplo de cómo debemos trabajar. Y a quienes ordenó: ‘Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres’ Mateo 4:19, no les ofreció ninguna suma estipulada como recompensa por sus servicios. Ellos debían compartir con él su abnegación y sacrificio” (Mensajes para los Jóvenes, pág. 214).

Prontitud a responder el llamado
5.    ¿Cómo respondieron al llamado de Jesús, Simón, Andrés, Santiago y Juan? ¿Que dejaron atrás estos cuatro hombres para seguir al Maes-tro?
    Mateo 4:20, 22. 20Ellos entonces, dejando al instante las redes, le siguieron. 22Y ellos, dejando al instante la barca y a su padre, le siguieron.

“La pronta obediencia de estos hombres que siguieron a Jesús sin hacerle una pregunta, sin recibir promesa de salario, parece sorprendente; pero las palabras de Cristo eran una invitación que llevaba en sí un poder impelente. Cristo quería hacer de estos humildes pescadores, por su relación con él, el medio de sacar hombres del servicio de Satanás y ponerlos en el servicio de Dios. En esta obra, llegarían a ser testigos suyos, que darían al mundo su verdad sin mixtura de tradiciones y sofismas de los hombres. Practicando sus virtudes, andando y trabajando con él, habían de quedar calificados para ser pescadores de hombres.
“Así fueron llamados los primeros discípulos al ministerio evangélico. Durante tres años trabajaron en conexión con el Salvador, y por medio de su enseñanza, sus obras de curación, su ejemplo, fueron preparados para llevar a cabo la obra que él empezó. Por la sencillez de su fe, por un servicio puro y humilde, los discípulos fueron enseñados a llevar responsabilidades en la causa de Dios” (Obreros Evangélicos, pág. 24).

7.     ¿Cómo llevó Jesús adelante su obra de evangelismo en diferentes regiones? ¿Qué atraía a las personas a Él? ¿Qué hacían multitudes, aún cuando Jesús no les había llamado como a los discípulos?
    Mateo 4:23-25. 23Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.24Y se difundió su fama por toda Siria; y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó. 25Y le siguió mucha gente de Galilea, de Decápolis, de Jerusalén, de Judea y del otro lado del Jordán.

“Cristo podía ocupar el lugar más encumbrado entre los maestros más destacados de la nación judía. Pero él prefirió llevar el Evangelio a los pobres. Fue de un lugar a otro a fin de que los que estaban en los caminos y en los vallados pudieran oír el Evangelio de la verdad. Trabajó en la forma en que desea que trabajen sus obreros de la actualidad. Junto al mar, en la ladera de la montaña y en las calles de la ciudad, se oía su voz que explicaba las Escrituras del Antiguo Testamento. Sus explicaciones eran tan diferentes de las explicaciones de los escribas y los fariseos, que atraían la atención de la gente. Enseñaba como uno que tenía autoridad,… Proclamaba el Evangelio con claridad y poder” (Evangelismo, pág. 44).

Preguntas para meditar
•    ¿Si estuvieras en el lugar de los discípulos, hubieras aceptado de buena gana         la invitación de Jesús?
•    ¿Hubieras estado dispuesto, sin dudar, a abandonar el lago, las redes y la
profesión para ser uno de sus discípulos?
•    ¿A quién vieron en el Maestro de Galilea?

Estudio adicional
“Ahora se necesitan obreros de este carácter, hombres que quieran consagrarse sin reserva a la obra de representar el reino de Dios ante un mundo que yace en la maldad. El mundo necesita hombres de pensamiento, hombres de principios, hombres que crezcan constantemente en entendimiento y discernimiento. Hay gran necesidad de hombres que sepan sacar el mejor partido posible de la prensa, a fin de que la verdad reciba alas para volar a toda nación, lengua y pueblo” (Obreros Evangélicos, pág. 25).
“Consideren los indicativos de la obra de Cristo. Actuaba con la mayor simplicidad. Aunque sus seguidores eran pescadores, no les recomendó primero ir a la escuela de los rabinos antes de entrar en la obra. Llamó a sus discípulos de las redes de pescadores y les dijo: ‘Seguidme y os hare pescadores de hombres’. Llamó a Mateo del banco de impuestos y le dijo, ‘Sígueme.’ Todo lo que se les requería hacer era seguir a Jesús, hacer como les ordenaba y asi entraron en su escuela, donde Dios podía ser su maestro. Mientras halla tiempo, tendremos necesidad de escuelas. Siempre habrá necesidad de educación; pero debemos ser cuidadosos para que la educación no absorba cada interés espiritual” (Fundamentals of Christian Education, pág. 359).

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close