9. El Discipulado tiene un Costo

9. El Discipulado tiene un Costo2018-06-08T13:46:10+00:00

Sábado, 1 de Diciembre 2018

El Discipulado tiene un Costo

“Apartaos de las compañías perjudiciales. Calculad el precio de seguir a Jesús y hacedlo con el decidido propósito de purificaros de toda inmundicia de la carne y del espíritu. La vida eterna vale todo lo que poseéis y sois, y Jesús ha dicho: ‘Cualquiera de vosotros que no renuncia a todas las cosas que posee, no puede ser mi discípulo’. Aquel que no hace nada, sino solamente espera ser compelido por algún instrumento sobrenatural, seguirá esperando en el letargo y la oscuridad” (La Educación Cristiana, pág. 224).

Los afectos naturales no deben ser un obstáculo
1.    Considerando las grandes multitudes que seguían al Maestro, ¿podríamos decir que todos llegaron a ser sus discípulos? ¿Qué es parte de ser discípulo de Cristo?
    Lucas 14:25, 26. 25Grandes multitudes iban con él; y volviéndose, les dijo: 26Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.

“El afecto natural hacia parientes y amigos no debe inducir a ningún alma que ve la luz a rechazarla, deshonrando a Dios el Padre y a Jesucristo, su Hijo Unigénito. Toda posible excusa para la desobediencia será ideada por hombres que, como hicieron muchos en los días de Jesús, eligieron el favor de los hombres antes que el favor de Dios. Si alguien elige esposa o hijos, padre o madre, antes que a Cristo, esa elección permanecerá por los siglos eternos, con todo su peso de responsabilidad…” (Mensajes Selectos, tomo 3, pág. 458).

2.     ¿Es el sendero del discípulo de Cristo como un paseo por el parque? ¿Qué es parte de la vida del discípulo?
    Lucas 14:27. 27Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.

“La Palabra de Dios no ha ampliado el camino angosto, y si las multitudes han encontrado un camino donde pueden llevar una forma de piedad y no llevar la cruz o sufrir tribulación, han encontrado un camino por donde nuestro Salvador no anduvo y siguen otro ejemplo que no es el que Cristo nos dejó. ¿No es suficiente que Jesús haya dejado la felicidad y la gloria del cielo, que haya llevado una vida de pobreza y de profunda aflicción, y que haya muerto de una muerte cruel y vergonzosa para proporcionarnos los gozos de la santidad y el cielo? ¿Y podría ser que nosotros, los objetos indignos de una condescendencia y un amor tan grandes, busquemos una parte mejor en esta vida de la que se le dió a nuestro Redentor?” (Nuestra Elevada Vocación, pág. 290).

El discípulado tiene un costo
3.     Jesús comparó el discipulado con la construcción de una costosa torre. ¿Qué riesgo se asume si no se es completamente consciente del costo?
    Lucas 14:28-30. 28Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? 29No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, 30diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar.

“La necedad de iniciar una obra sin contar el costo es un reproche a Dios” (Pacific Union Recorder, 26 de Septiembre 1901).
“Dios llama a quienes ha confiado sus bienes a desempeñarse como mayordomos fieles. El Señor desearía que todas las cosas de interés temporal ocupasen un lugar secundario en nuestro corazón y nuestros pensamientos; pero Satanás quiere que los asuntos terrenales tomen el primer lugar en nuestras vidas. El Señor quisiera que aprobáramos las cosas que son excelentes. Él nos muestra el conflicto en el cual tene-mos que participar, revela el carácter y el plan de la redención. Expone delante de ustedes los peligros que enfrentarán, el renunciamiento que se requerirá, y los insta a medir el costo, asegurándoles que si se comprometen celosamente en el conflicto, el poder divino se combinará con el esfuerzo humano” (Fe y Obras, págs. 95, 96).
“Cada alma debe contar el costo. Nadie tendrá éxito sin gran esfuerzo. Debemos ejercitarnos espiritualmente con todas nuestras fuerzas y crucificar la carne con sus afectos y pasiones. Crucificar significa mucho más de lo que muchos suponen. . . .” (In Heavenly Places, pág. 117).

4.    ¿Qué otra importante ilustración presentó el Señor para hacer com-prensible a las personas el significado de ser sus seguidores? Ya que el conflicto es espiritual en contra de los poderes de las tinieblas, ¿qué tipo de ayuda es absolutamente esencial?
    Lucas 14:31, 32. 31¿O qué rey, al marchar a la guerra contra otro rey, no se sienta primero y considera si puede hacer frente con diez mil al que viene contra él con veinte mil? 32Y si no puede, cuando el otro está todavía lejos, le envía una embajada y le pide condiciones de paz.

“La lucha del cristiano no es una lucha contra carne y sangre, sino contra principados, contra potestades, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. El cristiano tiene que lidiar con fuerzas sobrenaturales, pero no es dejado solo para enfrentar el conflicto. El Salvador es el capitán de su salvación, y con Él puede el hombre ser más que vencedor” (Fe y Obras, pág. 96).
“A fin de ser genuinos soldados de Jesucristo debemos satisfacer las demandas de su Palabra como súbditos leales del reino… El ejército del Salvador invita a un alistamiento voluntario. Debe haber una entrega completa de las pasiones, la voluntad y los caminos a la voluntad del Maestro. Nuestra tarea consiste en obedecer las órdenes del poderoso General” (Alza Tus Ojos, pág. 228).

5.     Es suficiente, ¿dejar atrás como Andrés y Pedro la barca, redes y orilla o se requiere más para ser verdaderos discípulos del Señor?
    Lucas 14:33. 33Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.

“Debemos dejar todo lo que aleje el corazón de Dios. Los tesoros son el ídolo de muchos. El amor al dinero y el deseo de las riquezas son la cadena de oro que los tiene sujetos a Satanás. Otros adoran la reputación y los honores del mundo. Una vida de comodidad egoísta, libre de responsabilidad, es el ídolo de otros. Mas deben romperse estos lazos de servidumbre. No podemos consagrar una parte de nuestro corazón al Señor, y la otra al mundo. No somos hijos de Dios a menos que lo seamos enteramente” (El Camino a Cristo, pág. 32).
“Los que se niegan a sí mismos para hacer bien a otros y se consagran con todo lo que tienen al servicio de Cristo, experimentarán la felicidad que en vano busca el egoísta. Dice nuestro Salvador: ‘Cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo’ Lucas 14:33. La caridad ‘no busca lo suyo’ 1 Corintios 13:5. Es el fruto de aquel amor desinteresado y de aquella benevolencia que caracterizaron la vida de Cristo. Si la ley de Dios está en nuestro corazón, subordinará nuestros intereses personales a las consideraciones elevadas y eternas” (Consejos para la Iglesia, pág. 512).

Preservando la semejanza a Cristo
6.     ¿A qué son comparados los seguidores de Cristo en la sociedad? En este sentido, ¿actúan como preservantes?
    Lucas 14:34. 34Buena es la sal; mas si la sal se hiciere insípida, ¿con qué se sazonará?

“Los verdaderos cristianos son un sabor de vida para vida, porque Cristo mora en sus corazones. Al reflejar su imagen se convierten en hijos de Dios” (Nuestra Elevada Vocación, pág. 298).
“Dios requiere de todos los que pretenden creer en la Biblia, la norma del carácter cristiano, que apliquen la semejanza a Cristo en todo su servicio, de manera que ni una sola partícula de sal pierda su cualidad preservadora. Siempre se debe conservar la semejanza a Cristo. La mente y el corazón se deben purificar de todo pecado, de toda falta de semejanza a Cristo” (Cada Día con Dios, pág. 199).

7.     Si la sal pierde su sabor, ¿será usada como condimento y preservante? Del mismo modo, ¿qué sucederá a todos aquellos que pierden la maravillosa eficacia del Evangelio?
    Lucas 14:35. 35Ni para la tierra ni para el muladar es útil; la arrojan fuera. El que tiene oídos para oír, oiga.

“De la misma manera, los discípulos de Jesús irán a los lugares oscuros de la tierra, esparciendo la luz de la verdad para que la senda de aquellos que están en las tinieblas se ilumine con la luz de la verdad. ¿Cómo contrasta con esto la vida del profeso hijo de Dios que es como la sal que carece de sabor? … Estos profesos cristianos sin luz son sombras de tinieblas…. Todos pueden ser conductos de luz si quieren conectarse con la Fuente de la luz. Pueden comunicar los brillantes rayos de luz al mundo. Nadie necesita fortalecer la incredulidad hablando de tinieblas. Cada expresión de duda fortalece la incredulidad. Cada pensamiento y palabra de espe-ranza, valor, luz y amor, fortalece la fe y fortifica al alma para soportar las tinieblas morales que existen en el mundo” (Nuestra Elevada Vocación, pág. 298).

Estudio adicional
“Dios necesita obreros que al trabajar para Él, comprendan la santidad de la obra, y los conflictos que deben confrontar para llevarla adelante con éxito–obreros que no se debilitarán al ver la dura labor ante sí. El Señor no trata de ocultar a su pueblo los severos conflictos que encontrarán en estos últimos días. En cambio, Él muestra el plan de batalla; señala el trabajo peligroso por hacer; levanta la voz en señal de advertencia, los hombres esforzados cuentan el costo de su discipulado: pero alienta a todos a tomar las armas del conflicto; porque la hueste celestial estará con ellos en defensa de la verdad y la justicia” (The Youth’s Instructor, 26 de Octubre 1899).

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close