18. La súplica de la Reina2018-05-01T12:27:58+00:00

La ofrenda especial de Escuela Sabática será para EL NORDESTE DE ÁFRICA

¡Dios bendiga vuestras ofrendas generosas provenientes de un corazón tierno y abnegado!
Sábado 5 de mayo de 2018

La súplica de la reina

“…las condiciones estaban cambiando rápidamente en el Imperio Medo-Persa. Darío Histaspes, durante cuyo reinado los judíos habían sido notablemente favorecidos, tuvo por sucesor a Jerjes el Grande. Fue durante su reinado cuando los judíos que no habían escuchado la invitación de huir fueron llamados a arrostrar una terrible crisis. Habiéndose negado a valerse de la vía de escape que Dios había provisto, se encontraron de repente frente a frente con la muerte” (Profetas y reyes, págs. 440, 441).

 

Maldad contra todo un pueblo

  1. ¿Cuán lejos fue el odio injusficado de Amán contra Mardoqueo? ¿Podía el pueblo judío imaginarse que se estaban despertando tales sentimientos hostiles en contra de ellos?

Ester 3:6 Pero tuvo en poco poner mano en Mardoqueo solamente, pues ya le habían declarado cuál era el pueblo de Mardoqueo; y procuró Amán destruir a todos los judíos que había en el reino de Asuero, al pueblo de Mardoqueo.

 

“Mediante el agageo Amán, hombre sin escrúpulos que ejercía mucha autoridad en Medo-Persia, Satanás obró en ese tiempo para contrarrestar los propósitos de Dios. Amán albergaba acerba malicia contra Mardoqueo, judío que no le había hecho ningún daño, sino que se había negado simplemente a manifestarle reverencia al punto de adorarle. No conformándose con ‘meter mano en solo Mardocheo’, Amán maquinó la destrucción de ‘todos los Judíos que había en el reino de Assuero, al pueblo de Mardocheo’ (Ester 3:6)” (Profetas y reyes, pág. 441).

 

  1. ¿Qué decreto mortal fomentó él con la aprobación del rey?

Ester 3:7-10 En el mes primero, que es el mes de Nisán, en el año duodécimo del rey Asuero, fue echada Pur, esto es, la suerte, delante de Amán, suerte para cada día y cada mes del año; y salió el mes duodécimo, que es el mes de Adar. 8Y dijo Amán al rey Asuero: Hay un pueblo esparcido y distribuido entre los pueblos en todas las provincias de tu reino, y sus leyes son diferentes de las de todo pueblo, y no guardan las leyes del rey, y al rey nada le beneficia el dejarlos vivir. 9Si place al rey, decrete que sean destruidos; y yo pesaré diez mil talentos de plata a los que manejan la hacienda, para que sean traídos a los tesoros del rey. 10Entonces el rey quitó el anillo de su mano, y lo dio a Amán hijo de Hamedata agagueo, enemigo de los judíos.

 

“Engañado por las falsas declaraciones de Amán, Jerjes fué inducido a promulgar un decreto que ordenaba la matanza de todos los judíos, ‘pueblo esparcido y dividido entre los pueblos en todas las provincias’ del Imperio Medo-Persa (Vers. 8). Se designó un día en el cual los judíos debían ser muertos y su propiedad confiscada. Poco comprendía el rey los resultados abarcantes que habrían acompañado la ejecución completa de este decreto. Satanás mismo, instigador oculto del plan, estaba procurando quitar de la tierra a los que conservaban el conocimiento del Dios verdadero” (Profetas y reyes, pág. 442).

 

  1. ¿Podemos imaginar qué efecto tendría un edicto así sobre el pueblo de Israel que no había regresado a Canaán? ¿Ellos sólo se lamentaban y lloraban, o buscaron fervientemente la ayuda de Jehová?

Ester 4:1-3 Luego que supo Mardoqueo todo lo que se había hecho, rasgó sus vestidos, se vistió de cilicio y de ceniza, y se fue por la ciudad clamando con grande y amargo clamor. 2Y vino hasta delante de la puerta del rey; pues no era lícito pasar adentro de la puerta del rey con vestido de cilicio. 3Y en cada provincia y lugar donde el mandamiento del rey y su decreto llegaba, tenían los judíos gran luto, ayuno, lloro y lamentación; cilicio y ceniza era la cama de muchos.

 

“ ‘Y en cada provincia y lugar donde el mandamiento del rey y su decreto llegaba, tenían los Judíos grande luto, y ayuno, y lloro, y lamentación: saco y ceniza era la cama de muchos’ ” (Ester 4:3). El decreto de los medos y persas no podía revocarse; aparentemente no quedaba esperanza alguna y todos los israelitas estaban condenados a morir.

“La crisis que arrostró Ester exigía presta y fervorosa acción; pero tanto ella como Mardoqueo se daban cuenta de que a menos que Dios obrase poderosamente en su favor, de nada valdrían sus propios esfuerzos” (Profetas y reyes, pág. 442; Review and Herald, 23 de enero de 1908).

 

Buscando al Señor con ayuno y oración

  1. ¿Qué gran sacrificio estuvo dispuesta a hacer la reina Ester en favor de su pueblo? ¿Qué mensaje envió ella a Mardoqueo para todos los judíos que vivían en Susa?

Ester 4:15-17 Y Ester dijo que respondiesen a Mardoqueo: 16Ve y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, y ayunad por mí, y no comáis ni bebáis en tres días, noche y día; yo también con mis doncellas ayunaré igualmente, y entonces entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca. 17Entonces Mardoqueo fue, e hizo conforme a todo lo que le mandó Ester.

 

“Pero las maquinaciones del enemigo fueron derrotadas por un Poder que reina sobre los hijos de los hombres. En la providencia de Dios, la joven judía Ester, quien temía al Altisimo, había sido hecha reina de los dominios medo-persas. Mardoqueo era pariente cercano de ella. En su necesidad extrema, decidió apelar a Jerjes en favor de su pueblo. Ester iba a presentarse a él como intercesora. Dijo Mardoqueo: ‘¿Y quién sabe si para esta hora te han hecho llegar al reino?’ Vers. 14.

“…De manera que Ester tomó tiempo para comulgar con Dios, fuente de su fuerza [Se cita Ester 4:16, 17]” (Profetas y reyes, pág. 442).

“De manera que Ester tomó tiempo para comulgar con Dios, fuente de su fuerza, y en cuya mano está el corazón de todo gobernante terrenal, para conver rlo en lo que desee, así como cambia el curso de los ríos” (Review and Herald, 23 de enero de 1908).

 

  1. ¿Con qué mensaje conmovedor se dirigió Ester al rey después de las dos invitaciones y banquetes con Amán? ¿Cómo se sintió el rey Asuero cuando escuchó aquella terrible noticia?

Ester 7:3-6 Entonces la reina Ester respondió y dijo: Oh rey, si he hallado gracia en tus ojos, y si al rey place, séame dada mi vida por mi petición, y mi pueblo por mi demanda. 4Porque hemos sido vendidos, yo y mi pueblo, para ser destruidos, para ser muertos y exterminados. Si para siervos y siervas fuéramos vendidos, me callaría; pero nuestra muerte sería para el rey un daño irreparable. 5Respondió el rey Asuero, y dijo a la reina Ester: ¿Quién es, y dónde está, el que ha ensoberbecido su corazón para hacer esto? 6Ester dijo: El enemigo y adversario es este malvado Amán. Entonces se turbó Amán delante del rey y de la reina.

 

“Si el amor por la vida produce súplicas fervientes a lo que sólo puede matar el cuerpo, ¡Cuán fervientes deberían ser nuestras plegarias hacia Aquel que puede destruir tanto el cuerpo como el alma en el infierno! Cuando presentamos una petición a los grandes hombres, debemos tener cuidado de no ofenderles; incluso los reclamos justos deben ser a menudo reservados. Mas cuando nos acercamos al Rey de reyes con reverencia, nada de lo que pidamos o esperemos será demasiado. Aunque no merecemos nada más que la ira, Dios puede y está dispuesto a dar más abundantemente, incluso por encima de lo que podamos pedir o pensar” (Mathhew Henry’s Concise Commentary, Comentarios sobre Ester 7:1-6).

 

El decreto de muerte impugnado

  1. ¿Cuál fue la petición de Ester en favor de su pueblo? ¿Qué permiso otorgó el rey Asuero a Mardoqueo para contrarrestar los efectos del decreto previo y salvar a los judíos de la muerte?

Ester 8:5, 6, 8 y dijo: Si place al rey, y si he hallado gracia delante de él, y si le parece acertado al rey, y yo soy agradable a sus ojos, que se dé orden escrita para revocar las cartas que autorizan la trama de Amán hijo de Hamedata agagueo, que escribió para destruir a los judíos que están en todas las provincias del rey. 6Porque ¿cómo podré yo ver el mal que alcanzará a mi pueblo? ¿Cómo podré yo ver la destrucción de mi nación?… 8Escribid, pues, vosotros a los judíos como bien os pareciere, en nombre del rey, y selladlo con el anillo del rey; porque un edicto que se escribe en nombre del rey, y se sella con el anillo del rey, no puede ser revocado.

 

“Era el momento de ser fervientes, cuando la iglesia de Dios estaba en riesgo. Ester, aunque estaba a salvo, se inclinó y rogó por la liberación de su pueblo. No leemos sobre alguna lágrima cuando ella rogó por su propia vida, pero aunque estaba segura, lloró por su pueblo. Lágrimas de piedad y ternura son las que más caracterizaban a Cristo. Según la constitución del gobierno persa, ninguna ley ni decreto podía ser derogado o revocado. Esto habla claro de la sabiduría y honra de los medas y persas, demostrando su orgullo y temeridad. Esto se parece a aquella presunción antigua que arruinó a todos: ¡Seremos como dioses! Es la prerroga va de Dios no arrepentirse, o decir lo que nunca puede ser alterado o no dicho. Sin embargo, se encontró otro camino, mediante otro decreto…” (Mathew Henry’s Concise Commentary, Comentarios sobre Ester 8:3, 14).

 

De la lamentación al gozo y gratitud

  1. Con el permiso y autorización del rey, ¿qué hizo Mardoqueo inmediatamente? ¿Qué hicieron los judíos en el día que originalmente iba a ser un día de terror y aniquilación?

Ester 8:9, 10, 14, 16, 17 Entonces fueron llamados los escribanos del rey en el mes tercero, que es Siván, a los veintitrés días de ese mes; y se escribió conforme a todo lo que mandó Mardoqueo, a los judíos, y a los sátrapas, los capitanes y los príncipes de las provincias que había desde la India hasta Etiopía, ciento veintisiete provincias; a cada provincia según su escritura, y a cada pueblo conforme a su lengua, a los judíos también conforme a su escritura y lengua. 10Y escribió en nombre del rey Asuero, y lo selló con el anillo del rey, y envió cartas por medio de correos montados en caballos veloces procedentes de los repastos reales;… 14los correos, pues, montados en caballos veloces, salieron a toda prisa por la orden del rey; y el edicto fue dado en Susa capital del reino… 16y los judíos tuvieron luz y alegría, y gozo y honra. 17Y en cada provincia y en cada ciudad donde llegó el mandamiento del rey, los judíos tuvieron alegría y gozo, banquete y día de placer. Y muchos de entre los pueblos de la tierra se hacían judíos, porque el temor de los judíos había caído sobre ellos.

 

“Dios obró admirablemente en favor de su pueblo penitente; y un contradecreto promulgado por el rey, para permitir a los judíos que pelearan por su vida, se comunicó rápidamente a todas partes del reino por correos montados, que ‘salieron apresurados y constreñidos por el mandamiento del rey… Y en cada provincia y en cada ciudad donde llegó el mandamiento del rey, los Judíos tuvieron alegría y gozo, banquete y día de placer. Y muchos de los pueblos de la tierra se hacían Judíos, porque el temor de los Judíos había caído sobre ellos’ (Ester 8:14, 17)” (Profetas y reyes, pág. 443).

 

Preguntas personales

  • ¿Fue Amán claro y muy razonable en su conversación con el rey Asuero?
  • ¿Cuán grande es nuestra responsabilidad cuando participamos de planes humanos que afectan los intereses y vidas de otros?
  • ¿Qué debería caracterizar a la conversación y conducta del cristiano?

“Todo cuanto hacen los cristianos debe ser transparente como la luz del sol. La verdad es de Dios; el engaño, en cada una de sus muchas formas, es de Satanás; el que en algo se aparte de la verdad exacta, se somete al poder del diablo. Pero no es fácil ni sencillo decir la verdad exacta. No podemos decirla a menos que la sepamos; y ¡cuántas veces las opiniones preconcebidas, el prejuicio mental, el conocimiento imperfecto, los errores de juicio impiden que tengamos una comprensión correcta de los asuntos que nos atañen! No podemos hablar la verdad a menos que nuestra mente esté bajo la dirección constante de Aquel que es verdad” (El discurso maestro de Jesucristo, pág. 60).

 

Para un estudio adicional

“El decreto que ha de proclamarse contra el pueblo de Dios será muy similar al que promulgó Asuero contra los judíos en el tiempo de Ester. El edicto persa brotó de la malicia de Amán hacia Mardoqueo. No porque Mardoqueo le hubiese hecho daño, sino porque se negaba a mostrarle la reverencia que pertenece solamente a Dios. La decisión del rey contra los judíos fue obtenida con falsas declaraciones por calumnias contra ese pueblo peculiar. Satanás inspiró el plan, a fin de librar la tierra de aquellos que preservaban el conocimiento del verdadero Dios. Pero sus maquinaciones fueron derrotadas por un poder contrario que reina entre los hijos de los hombres. Los ángeles que son poderosos en fortaleza fueron comisionados para que protegiesen al pueblo de Dios, y las maquinaciones de sus adversarios recayeron sobre sus propias cabezas. El mundo protestante de hoy ve en el pequeño grupo que guarda el sábado un Mardoqueo a la puerta. Su carácter y su conducta, que expresan reverencia por la ley de Dios, son una reprensión constante para los que han desechado el temor de Jehová y están pisoteando su sábado; de alguna manera hay que deshacerse del molesto intruso” (Testimonios para la iglesia, tomo 5, pág. 425).

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close