13. En busca de información y una explicación

13. En busca de información y una explicación2018-05-01T12:26:25+00:00

Sábado 31 de marzo de 2018

En busca de información y una explicación

“Poco después que Daniel y sus compañeros entraron en el servicio del rey de Babilonia, acontecieron sucesos que revelaron a una nación idólatra el poder y la delidad del Dios de Israel. Nabucodonosor tuvo un sueño notable, ‘y perturbóse su espíritu, y su sueño se huyó de él’. Pero aunque el ánimo del rey sufrió una impresión profunda, cuando despertó le resultó imposible recordar los detalles” (Profetas y reyes, pág. 361).

 

  1. ¿Qué sucedió con el rey Nabucodonosor en el segundo año de su reinado, cerca al inicio de su trayectoria? ¿Cómo fue afectado por lo que había visto?

Daniel 2:1-3 En el segundo año del reinado de Nabucodonosor, tuvo Nabucodonosor sueños, y se perturbó su espíritu, y se le fue el sueño. 2Hizo llamar el rey a magos, astrólogos, encantadores y caldeos, para que le explicasen sus sueños. Vinieron, pues, y se presentaron delante del rey. 3Y el rey les dijo: He tenido un sueño, y mi espíritu se ha turbado por saber el sueño.

 

“Mientras el rey Nabucodonosor miraba el porvenir con ansiosa expectativa, tuvo un notable sueño, el cual ‘perturbó su espíritu, y se le fue el sueño’ (Daniel 2:1). Pero aun cuando la visión nocturna hizo una profunda impresión en su mente, halló imposible recordar los detalles. Recurrió a sus astrólogos y magos, y prometiéndoles grandes riquezas y honores les ordenó que le reconstruyeran el sueño y le presentaran su interpretación. Pero ellos dijeron: ‘Di el sueño a tus siervos, y te mostraremos la interpretación’ (Daniel 2:4)” (La edificación del carácter, pág. 32).

 

Buscando ayuda de personas incompetentes

  1. ¿Pudieron los magos, astrólogos y hechiceros decirle al rey lo que había soñado y lo que significaba?

Daniel 2:4-6 Entonces hablaron los caldeos al rey en lengua aramea: Rey, para siempre vive; di el sueño a tus siervos, y te mostraremos la interpretación. 5Respondió el rey y dijo a los caldeos: El asunto lo olvidé; si no me mostráis el sueño y su interpretación, seréis hechos pedazos, y vuestras casas serán convertidas en muladares. 6Y si me mostrareis el sueño y su interpretación, recibiréis de mí dones y favores y gran honra. Decidme, pues, el sueño y su interpretación.

 

“El rey sabía que si ellos realmente pudieran decir la interpretación, también podrían relatar el sueño. El Señor en su providencia había dado a Nabucodonosor este sueño y había permitido que los detalles huyeran de su memoria, mientras la terrible impresión permanecía en su mente, a fin de desenmascarar las pretensiones de los hombres sabios de Babilonia. El monarca estaba muy encolerizado y amenazó a todos los sabios con la muerte si hasta cierto tiempo el sueño no era reproducido” (La edificación del carácter, pág. 32).

 

  1. Después de un mayor debate con el rey, ¿a qué conclusión tuvieron que llegar los sabios babilonios? ¿Cuáles fueron las consecuencias de esto? ¿La vida de quiénes estaba en juego, además de la suya?

Daniel 2:10-13 Los caldeos respondieron delante del rey, y dijeron: No hay hombre sobre la erra que pueda declarar el asunto del rey; además de esto, ningún rey, príncipe ni señor preguntó cosa semejante a ningún mago ni astrólogo ni caldeo. 11Porque el asunto que el rey demanda es dificil, y no hay quien lo pueda declarar al rey, salvo los dioses cuya morada no es con la carne. 12Por esto el rey con ira y con gran enojo mandó que matasen a todos los sabios de Babilonia. 13Y se publicó el edicto de que los sabios fueran llevados a la muerte; y buscaron a Daniel y a sus compañeros para matarlos.

 

“Nabucodonosor requería no sólo la interpretación del sueño, sino el relato del mismo… [Los adivinos] declararon que el pedido del rey era irrazonable, y que implicaba una prueba que jamás se había requerido de ningún hombre. El rey se puso furioso, y actuó como todos los hombres que poseen gran poder y a su vez están poseídos por pasiones incontrolables. Decidió que todos fueran muertos, y como Daniel y sus compañeros se encontraban entre ellos, tenían que participar de su destino…” (Hijos e hijas de Dios, pág. 218).

 

Buscando la respuesta en Dios

  1. ¿Qué hizo Daniel frente a este peligro? ¿Qué hizo con sus compañeros de fe tan pronto como volvió a casa? ¿Qué habríamos hecho en una situación semejante?

Daniel 2:14-18 Entonces Daniel habló sabia y prudentemente a Arioc, capitán de la guardia del rey, que había salido para matar a los sabios de Babilonia. 15Habló y dijo a Arioc capitán del rey: ¿Cuál es la causa de que este edicto se publique de parte del rey tan apresuradamente? Entonces Arioc hizo saber a Daniel lo que había. 16Y Daniel entró y pidió al rey que le diese empo, y que él mostraría la interpretación al rey. 17Luego se fue Daniel a su casa e hizo saber lo que había a Ananías, Misael y Azarías, sus compañeros, 18para que pidiesen misericordias del Dios del cielo sobre este misterio, a fin de que Daniel y sus compañeros no pereciesen con los otros sabios de Babilonia.

 

“Nuestro Dios es y será el galardonador de aquellos que le buscan diligentemente. Daniel buscó al Señor cuando salió el decreto de matar a todos los sabios del reino de Babilonia por no poder declarar ni interpretar un sueño que el rey había olvidado” (El Cristo triunfante, pág. 178).

“Daniel compareció ante el rey y rogó que se le concediera empo para presentar este asunto a la corte suprema del universo, cuya decisión no tiene apelación. Cuando se le concedió su petición, Daniel presentó todo el asunto ante sus compañeros que estaban unidos con él en su adoración del verdadero Dios. Se consideró el problema plenamente, y con sus rodillas dobladas rogaron a Dios que les diera el poder y la sabiduría que solamente podían ayudarles en su gran necesidad…” (Hijos e hijas de Dios, pág. 218).

“Juntos pidieron sabiduría a la Fuente de luz y conocimiento. Conscientes de que Dios los había puesto donde estaban, y de que estaban haciendo su obra y cumpliendo las exigencias de su deber, manifestaron una fe poderosa. En momentos de perplejidad y peligro, siempre se habían dirigido al Señor para obtener dirección y protección; y él había sido su auxilio en toda ocasión. Ahora con corazón contrito, se sometieron de nuevo al Juez de la tierra, rogándole que los librase en este su tiempo de necesidad especial. Y no rogaron en vano. El Dios a quien habían honrado los honró a ellos. El Espíritu del Señor descansó sobre ellos, y a Daniel, ‘en visión de noche’, fueron revelados el sueño del rey y su significado” (Profetas y reyes, pág. 362).

 

  1. ¿Cómo respondió el Señor las peticiones de sus hijos fieles? ¿Qué hizo Daniel sin desaprovechar el tiempo?

Daniel 2:19, 20, 24, 25 Entonces el secreto fue revelado a Daniel en visión de noche, por lo cual bendijo Daniel al Dios del cielo. 20Y Daniel habló y dijo: Sea bendito el nombre de Dios de siglos en siglos, porque suyos son el poder y la sabiduría… 24Después de esto fue Daniel a Arioc, al cual el rey había puesto para matar a los sabios de Babilonia, y le dijo así: No mates a los sabios de Babilonia; llévame a la presencia del rey, y yo le mostraré la interpretación. 25Entonces Arioc llevó prontamente a Daniel ante el rey, y le dijo así: He hallado un varón de los deportados de Judá, el cual dará al rey la interpretación.

 

“Daniel estaba imbuido del espíritu de Jesucristo y rogó que los sabios de Babilonia no fueran destruidos. Los seguidores de Cristo no poseen los atributos de Satanás, que se complace en angustiar y afligir a las criaturas de Dios. Tienen el espíritu de su Maestro que dijo: ‘Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido’. ‘No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento’. Si Daniel hubiera poseído la misma clase de celo religioso que hoy se inflama tan rápidamente en las iglesias y que conduce a los hombres a afligir y oprimir a los que no sirven a Dios según el plan que ellos prescriben, hubiera dicho a Arioc: ‘Estos hombres que dicen ser sabios, están engañando al rey. No tienen el conocimiento que dicen tener, y deben ser destruidos. Deshonran al Dios del cielo, sirven a ídolos y sus vidas no honran a Dios de ninguna manera; que mueran; pero llevadme a mí delante del rey y le mostraré la interpretación’ ” (Conflicto y valor, pág. 251).

 

Toda la honra sea sólo para Dios

  1. Estando frente al rey, ¿qué dejó en claro Daniel respecto al conocimiento de las cosas secretas? ¿Cuán importante fue que él desviara la atención de sí mismo y dirigiera todo el honor y la gloria sólo a Dios?

Daniel 2:26-28 Respondió el rey y dijo a Daniel, al cual llamaban Beltsasar: ¿Podrás tú hacerme conocer el sueño que vi, y su interpretación? 27Daniel respondió delante del rey, diciendo: El misterio que el rey demanda, ni sabios, ni astrólogos, ni magos ni adivinos lo pueden revelar al rey. 28Pero hay un Dios en los cielos, el cual revela los misterios, y él ha hecho saber al rey Nabucodonosor lo que ha de acontecer en los postreros días. He aquí tu sueño, y las visiones que has tenido en tu cama.

 

“He aquí el cautivo judío, sereno y dueño de sí mismo, en presencia del monarca del más poderoso imperio del mundo. En sus primeras palabras, rehúsa aceptar los honores para sí, y ensalza a Dios como la fuente de toda sabiduría. [Se cita Daniel 2:26-28]” (Conflicto y valor, pág. 250).

 

  1. ¿A quién glorificó el rey como aquel que sabe y revela los secretos? ¿Qué sucedió con Daniel después de presentar el sueño y su interpretación?

Daniel 2:46-49 Entonces el rey Nabucodonosor se postró sobre su rostro y se humilló ante Daniel, y mandó que le ofreciesen presentes e incienso. 47El rey habló a Daniel, y dijo: Ciertamente el Dios vuestro es Dios de dioses, y Señor de los reyes, y el que revela los misterios, pues pudiste revelar este misterio. 48Entonces el rey engrandeció a Daniel, y le dio muchos honores y grandes dones, y le hizo gobernador de toda la provincia de Babilonia, y jefe supremo de todos los sabios de Babilonia. 49Y Daniel solicitó del rey, y obtuvo que pusiera sobre los negocios de la provincia de Babilonia a Sadrac, Mesac y Abed-nego; y Daniel estaba en la corte del rey.

 

“Algunos hombres con potencial administrativo deberían desarrollar y perfeccionar sus talentos realizando estudios y recibiendo un entrenamiento minucioso. Se los debería animar a colocarse en lugares donde, como estudiantes, puedan obtener rápidamente el conocimiento de los métodos y principios administrativos correctos. Ninguno de los administradores conectados actualmente con la causa necesita ser un novicio. Si alguien debe mejorar sus oportunidades para llegar a ser sabio y eficiente, en cualquier línea de trabajo, son las personas que usan sus talentos en la tarea de edificar el reino de Dios en este mundo. En vista de que vivimos tan próximos a la clausura de la historia de este mundo, se debería notar una mayor minuciosidad en el trabajo, una espera más vigilante, velando, orando y trabajando. El agente humano debería esforzarse por alcanzar la perfección, para que llegue a ser un cristiano ideal, completo en Cristo Jesús.

“…Los que trabajan en tareas administrativas deberían tomar toda precaución posible para no cometer errores causados por la aplicación de principios o métodos equivocados. Que sus registros sean como los de Daniel en las cortes de Babilonia. Cuando todas sus transacciones administrativas fueron sometidas al escrutinio más escrupuloso, no se encontraron faltas en ningún renglón. A pesar de estar incompleto, el registro de su vida administrativa con tiene lecciones dignas de ser estudiadas. Pone de relieve el hecho de que un hombre de negocios no necesita ser una persona intrigante y politica. Debe ser un hombre instruido por Dios a cada paso” (Testimonios para la iglesia, tomo 7, págs. 235, 236).

 

Para un estudio adicional

“Daniel era un hombre de oración, y Dios le dio sabiduría y firmeza para resistir toda influencia que conspiraba para arrastrarlo a la trampa de la intemperancia. Incluso en su juventud, era un gigante moral con la fuerza del Todopoderoso…” (My Life Today, pág. 20).

“En los anales de la historia humana, el desarrollo de las naciones, el nacimiento y la caída de los imperios, parecen depender de la voluntad y las proezas de los hombres; y en cierta medida los acontecimientos se dirían determinados por el poder, la ambición y los caprichos de ellos. Pero en la Palabra de Dios se descorre el velo, y encima, detrás y a través de todo el juego y contra juego de los humanos intereses, poder y pasiones, contemplamos a los agentes del que es todo misericordioso, que cumplen silenciosa y pacientemente los designios y la voluntad de él” (Profetas y reyes, pág. 366).

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close